Saltar al contenido
ECONCIENZUDA

Qué es la huella ecológica y para que sirve

diciembre 6, 2018

Buenas chic@s! Hoy vengo a hablaros de éste concepto con el que tanto se nos llena la boca al hablar de ecología, gastos energéticos y recursos naturales, la huella ecológica!, pero ¿realmente sabemos de lo que estamos hablando? ¿sabemos lo que significa la repercusión de éste valor en cada objeto?

Hoy os voy a hacer una pequeña introducción de lo que significa éste concepto, que es lo que podemos conseguir con él y que es lo que exactamente nos mide.

 

  • ¿Qué es la huella ecológica? :

Para empezar la idea de huella ecológica fue introducida por Rees, quien desde la década de 1980 se preocupa por un desarrollo sostenible, alarmado por el rumbo que lleva la economía del momento, en la que no se mira en absoluto por la capacidad de un recurso sino simplemente importa la producción. Por lo tanto la industria está suponiendo que el mundo tiene una capacidad de abastecimiento infinita. Rees reconoce que, a pesar del gran desarrollo tecnológico que ha alcanzado la humanidad, aún dependemos directamente de los bienes y servicios provistos por los ecosistemas naturales. Por ello es muy importante calcular el capital natural del que disponemos y las consecuencias de nuestra actividad humana éste entorno.

De ésta manera introdujo el concepto de huella ecológica como una herramienta de análisis para evaluar el capital natural requerido para sustentar nuestro estilo de vida, nuestros productos y nuestras acciones.

La definición de huella ecológica en concreto es  “el área de territorio productivo (cultivos, pastos, bosques o ecosistemas acuáticos) necesaria para producir los recursos utilizados y para asimilar los residuos producidos por una población dada con un modo de vida específico” .

Para que se pueda entender mejor se puede decir que la huella ecológica es la superficie necesaria de terreno necesario para producir los recursos para nuestro estilo de vida y absorber los impacto de nuestra actividad vital sea en el ámbito que sea.

Ésta definición nos lleva a la directa conclusión de que si extraemos del planeta más de lo que nos puede ofrecer o soportar antes de que se pueda regenerar , los recursos se acabarán inevitablemente. Por ello la huella ecológica es un indicador clave para la sostenibilidad.

Vivimos en una cultura de la producción y el consumismo basado en crear, usar (por un tiempo muy limitado) y tirar. No nos preguntamos de dónde provienen las cosas, con qué materiales está realizado lo que compramos, cuánto durará en la naturaleza ese recurso y que impacto tienen nuestras compras y nuestras acciones.

Aunque parezca que no,  todo viene de la naturaleza y ésta naturaleza nos creemos que es ilimitada, cualquier acción , cualquier compra, cualquier residuo conlleva un impacto que debemos tener en cuenta.

Me gusta contar una metáfora que ayuda a terminar de entender muy claramente éste concepto, es de Wackernagel y Rees y consiste en imaginar la ciudad en la que vivimos cubierta por una campana de cristal que permita el flujo de aire, luz y calor pero no permita ni la entrada ni la salida de objetos. ¿Cuánto tiempo podremos sobrevivir dentro de ésta burbuja? Poco ¿verdad? Hasta que consumiéramos todos los alimentos y no fuéramos capaces de acumular toda nuestra basura. Porque la mayoría de nuestros bienes y servicios vienen de fuera, porque nuestro capital natural es muy pobre.

Por esto el dato de la huella ecológica es muy importante para concienciarnos y mejorar nuestros hábitos de consumo , ya que, hoy por hoy, no existe tecnología sin algún grado de consecuencia negativa sobre el capital natural.

 

  • Cálculo de la huella ecológica:

Es un proceso bastante laborioso y se basará en una estimación porque es prácticamente imposible tener unos datos exactos al respecto.

Para el cálculo nos basaremos en la determinación de los consumos asociados en éstas áreas :

  • Alimentación
  • Bienes de consumo
  • Movilidad
  • Vivienda
  • Infraestructuras y servicios

Los contabilizaremos siguiendo éstos factores como los más importantes :

  • Superficie para urbanizar
  • Superficie necesaria para producir alimentos animales y vegetales
  • Superficie de pastos para la alimentación del ganado
  • Superficie marina, fluvial, lacustre para producir pescado
  • Superficie de bosques para asumir el CO2 que provoca nuestro consumo energético

 

Tendremos que contabilizar nuestros consumos en éstas categorías y transformarlos a unidades físicas . En éste artículo no ahondaremos sobre cómo hacerlo exactamente, pero me interesa que sepáis en que se basaría el cálculo.

Todos esos consumos se transforman y se suman y acabarán dándonos un consumo traducido en hectáreas globales (hag). Con ese dato  de hectáreas globales podemos ver si estamos sobrepasando nuestra huella ecológica global.

En el mundo entero se entiende que existen 1,7 hectáreas globales para el consumo de cada persona. Si consumiéramos ésta cantidad de huella el planeta sería sostenible .

El problema es que a día de hoy estamos la humanidad está consumiendo una cantidad de recursos naturales equivalente a 1,6 Planetas. De seguir así, en 2020 se necesitaríamos 1,75 planetas, y 2,5 planetas en 2050.

En España en concreto, cada español de media necesitamos 3,7 hag para satisfacer nuestros consumos y absorber nuestros residuos, esto significa que como estamos muy por encima de las 1,7 hag que son sostenibles , si todo el mundo consumiera como nosotros necesitaríamos 2,3 planetas para poder llevar el ritmo de vida que llevamos en éstos momentos.

Aquí tenéis un gráfico de los planetas que necesitaríamos si todos viviéramos con el consumo de varios países.

  • Consecuencias de no tener en cuenta nuestra huella ecológica :

Con nuestro consumo excesivo y ésta forma de vida que llevamos muy por encima de lo que puede abarcar el planeta me gustaría dejaros con unos datos importantes

  • Nuestra demanda supera en casi un 50% a la capacidad de regeneración natural.
  • Desde el año 1970 a la actualidad, han desaparecido en casi 35% el número de especies de agua dulce.
  • Más de la mitad de las reservas de pescado marino han desaparecido, las hemos sobre explotado y calculan que no hay posibilidades de expansión en el futuro. Las cantidades se han incrementado alarmantemente de 19 millones de toneladas de pesca en 1950 a más de 90 millones en la actualidad.
  • La huella de carbono actual es la principal causa que ocurra una translimitación ecológica global. Por ello es tan importante hacer políticas inmediatamente para la descarbonatación.
  • Actividades antrópicas como la deforestación, la degradación forestal, la tala y la quema de vegetación son responsables del 20% de dióxido de carbono emitido a la atmósfera anualmente. Unos 14,2 millones de hectáreas de bosques son arrasados anualmente. Esa superficie es similar al tamaño de Grecia.
  • Las últimas décadas han registrado un incremento en la temperatura hasta unos 2 grados globales que hacen que nuestro planeta tenga unas consecuencias catastróficas en muchos lugares.

 

Si os ha parecido interesa y queréis que ahonde un poco más en el cálculo de nuestra huella, en la huella de los materiales de construcción, en la huella que produce la construcción o la huella de nuestros actos cotidianos dímelo en comentarios e iré publicando al respecto.

 

Un saludo chiquetes!

Instagram
Facebook